divendres, 4 de juliol de 2014

La cueva de Tito Bustillo

La cueva de Tito Bustillo es una galería de unos 700 m de longitud, a la que en la actualidad se accede por una entrada artificial localizada en el extremo opuesto a la entrada prehistórica, ya que esta última entrada quedó cegada por un derrumbe, que selló la cavidad durante milenios y permitió la conservación de las pinturas. Inicialmente las visitas se realizaban por esta antigua entrada, en Ardines, donde en 1969 se abrió un pequeño acceso a través del derrumbe y que atravesaba la sala donde se encontraba el hábitat, lugar hoy de un importante yacimiento arqueológico. En 1970, sin estudios previos, se abrió un túnel, un pasadizo artificial de 165 m de longitud dividido en 4 sectores por sucesivas puertas y que desemboca en el extremo oriental de la galería principal, que fue bautizada por Magín Berenguer como Galería Larga. La visita turística actual entra en la cueva por esta zona, y tras recorrer 540 m se alcanza una sala en la que confluye por la derecha la galería que da acceso a la entrada original por Ardines y por la izquierda un corredor en el que se encuentra el Panel Principal de la cueva de Tito Bustillo.


Centre d'Art Rupestre

Els vídeos




Cronología
Hasta ahora no se ha dado una solución definitiva a la datación del arte rupestre de Tito Bustillo, pero las conclusiones obtenidas tras los estudios realizados han permitido establecer unas teorías bastante consensuadas. Los trabajos de Balbín y Moure sobre las superposiciones del Panel Principal y su relación con el depósito arqueológico han permitido establecer una cronología bastante breve, que supone la decoración de la cueva a lo largo de unos pocos milenios, desde el Magdaleniense Inferior avanzado al comienzo del Magdaleniense Superior, entre 14.500 y 12.500 años. Se han realizado dataciones directas, como las de García Guinea en 1975 en el yacimiento del panel, la de Moure en 1997 en el suelo de ocupación, la de Balbín en 2003 en las pinturas y el nivel arqueológico y la de Fortea en 2002 en las pinturas; todas ellas inciden en las fases magdalenienses.


Bibliografía
• Balbín Behrmann, R. de y Moure Romanillo, A. (1979). La Galería de los Caballos de la cueva de Tito Bustillo (Asturias). Altamira Symposium Pp. 85 - 117.
• Balbín Behrmann, R. de y Moure Romanillo, A. (1980). Pinturas y grabados de la cueva de Tito Bustillo (Asturias): el conjunto I. Trabajos de Prehistoria, 37: 365-382. Madrid.
• Balbín Behrmann, R. de y Moure Romanillo, A. (1981). Pinturas y grabados de la cueva de Tito Bustillo (Asturias): conjuntos II a VII. Boletín del Seminario de Estudios de Arte y Arqueología, 47: 5-49
• Balbín Behrmann, R. de y Moure Romanillo, A. (1982). El Panel Principal de la cueva de Tito Bustillo (Ribadesella, Asturias). Ars Praehistorica. I:47-97.
• Balbín Behrmann, R. de, Alcolea González, J.J., Moure Romanillo, A. y González Pereda, M.A. (2000). Le Massif de Ardines (Ribadesella, Les Asturies). Nouveaux travaux de prospection archéologique et de documentation artistique. L'Anthropologie, 104: 383-414.
• Balbín Behrmann, R. de, Alcolea González, J.J., Moure Romanillo, A. y González Pereda, M.A. (2002). Recherches dans le massif d'Ardines: nouvelles galeries ornées de la grotte de Tito Bustillo. L'Anthropologie, 106: 565-602.
• Balbín Behrmann, R. de, Alcolea González, J.J. y González Pereda, M.A. (2003). El macizo de Ardines, un lugar mayor del arte paleolítico europeo. El Arte Prehistórico desde los inicios del siglo XXI. Primer Symposium Internacional de Arte Prehístorico de Ribadesella 91-151.

1 comentari:

  1. En la bibliografia se omite el fasciculo de la Gran Enciclopedia Asturiana que Magin Berenguer le dedicó a la Cueva de Tito Bustillo el 1970. Es una lastima porque creo que era muy interesante y anterior a todos los citados.

    ResponElimina

Us animem a fer observacions per explicar, il·lustrar, o criticar el contingut d'aquest article. Moltes gràcies per la vostre col·laboració.