divendres, 16 de juny de 2017

Vandalisme en la Cueva de la Victória (Málaga).

S'ha organitzat un notable ressò mediàtic per la denuncia d'alteració d'algunes de les pintures rupestres de la malaguenya Cueva de la Victória (La Cala / Rincón de la Victoria).
Es tracta d'un cavitat que forma part d'un conjunt d'art paleolític del complex del Cantal  (Victória, Higuerón i el Tesoro) que ja estudià el famós prehistoriador Henri Breuil l'any 1918 i que actualment gaudeix d'una figura de protecció patrimonial.

Arran d'una denuncia de l'ajuntament local per les visites i reunions del jovent que obviant els tancaments la utilitzaven per les seves trobades de "botellón", introduint mobiliari, bruticia i malmetent algunes pintures.  La denuncia amb un cert rerefons polític considerava que aquests danys havien estat possibles per l'absència de vigilància provocada pels retalls pressupostaris ja que l'anterior consistori eliminà el contracte de manteniment del Parc Arqueològic. Es presumia per tant d'una situació possibilitada per una deixadesa política.
Però l'anàlisi dels tècnics asseguren que les inscripcions i gravats denunciats ja hi eren abans del 2005 data del tancament de la cavitat... i el més important que no afecten a les pintures prehistòriques.

La polèmica periodística.

Primera part 13.06.2017
El anterior equipo de gobierno de Rincón anuló hace dos años el contrato de vigilancia de la gruta donde están las pinturas rupestres de la Victória.

Los recortes tienen consecuencias. Y otra de sus consecuencias la ha sufrido nuestro pasado en piedra. Concretamente, la Cueva de la Victória, un yacimiento excepcional ya que en sus paredes se da una extraña convivencia del arte rupestre del paleolítico con el del neolítico. Esta singularidad es la que convierte este conjunto integrado en el Parque Arqueológico del Mediterráneo en un referente para científicos e investigadores, aunque no tanto para visitantes. La principal causa es su difícil acceso, ya que hay que descender varios metros en vertical para alcanzar su primera sala. No obstante, eso no ha sido un impedimento para que este milenario recinto funerario haya sido invadido y se hayan dañado sus pinturas rupestres. El alcalde de Rincón de la Victoria, Francis Salado, que tomó posesión hace poco más de una semana tras prosperar una moción de censura contra la coalición encabezada por la socialista Encarnación Anaya, fue ayer tajante al señalar a SUR que el anterior equipo de Gobierno rinconero «eliminó» a su llegada en 2015 el contrato de mantenimiento del Parque Arqueológico del Mediterráneo. La cueva se quedó sin amo y el candado que impedía su acceso no tardó mucho en ser eliminado.
El arqueólogo Pedro Cantalejo, que ha estudiado la Cueva de la Victória desde los años 80, destacó ayer a SUR la singularidad arqueológica de esta cavidad y lamentó que «solo nos acordamos de ella cuando ocurren estos episodios». El experto y conservador de la cercana Cueva de Ardales, que es autor junto a María del Mar Espejo de ‘Arte rupestre paleolítico en el complejo de Cuevas del Cantal’ (2006), señaló que la cavidad del Rincón de la Victoria tiene gran valor ya que conviven pinturas paleolíticas con 30.000 años de antigüedad en la misma pared en la que 23.000 años después se realizaron dibujos esquemáticos del neolítico. «Es una asociación muy rara que se da en apenas una decena de yacimientos en el mundo», manifestó el arqueólogo que abogó por fomentar las visitas y la investigación ya que esta ocupación impide actos vandálicos.

Descubierta por el arqueólogo Henri Breuil en 1918, la Cueva de la Victoria forma parte de un complejo subterráneo en el que también se integran las cavidades del Higuerón y del Tesoro. Tras su abandono la década pasada, la Victoria fue rehabilitada e reinaugurada como parte del Parque Arqueológico del Mediterráneo en 2005, aunque el estado de abandono ha vuelto los últimos dos años. Esta falta de custodia por parte del Ayuntamiento de Rincón de la Victoria como propietario de la cueva va en contra de la propia catalogación del yacimiento que está declarado Bien de Interés Cultural, lo que supone la máxima protección en la Ley de Patrimonio.

El arqueólogo Pedro Cantalejo destaca que se trata de una cueva excepcional en la que convive el arte del neolítico con el del paleolítico. Esa falta de conservación y supervisión municipal se convirtió ayer en territorio de confrontación política. Así, el grupo del PP en Rincón pidió ayer la dimisión como concejala de Encarnación Anaya ya que, según el Partido Popular, la anterior alcaldesa tuvo además conocimiento de la presencia de «daños» en la cueva. Así, el Grupo de Montaña Málaga había comunicado en enero la acumulación de basuras, pero no el Ayuntamiento «hizo nada al respecto», aseguraron los populares.

Por su parte, Anaya dijo a SUR que va a presentar una demanda por injurias y calumnias contra el PP, ya que negó que el parque estuviese abandonado. Según explicó eran empleados locales los encargados de su mantenimiento. Además, apuntó que no le constan las denuncias de la asociación Grupo de Montaña de Málaga.
La delegada de Cultura, Monsalud Bautista, explicó ayer a SUR que el pasado viernes recibieron comunicación del ayuntamiento rinconero de los actos vandálicos en el interior de la Cueva de la Victoria y señaló que, en la jornada de hoy, un arqueólogo de la Junta de Andalucía acompañará a los agentes del Seprona de la Guardia Civil para dictaminar los daños sobre las pinturas rupestres, en la que se han realizado grafitis y, lo que es más preocupante, también rayaduras sobre la piedra.

Desde que se produjo el descubrimiento de estos actos vandálicos, la Cueva de la Victória permanece sellada a la espera de la llegada de los efectivos policiales que hoy realizarán pruebas científicas para la búsqueda de huellas de los autores de las inscripciones sobre las pinturas rupestres. Además, la cavidad cuenta con diferente mobiliario que indica que la cueva estaba siendo utilizada como lugar de reunión.


Segona part 14.06.2017.
La Junta ha descartado que se hayan producido daños en las pinturas rupestres de la Cueva de la Victória, de Rincón de la Victória (Málaga), ya que las pintadas e incisiones en la roca denunciados por el Ayuntamiento son anteriores a 2005 y no afectan al arte prehistórico.

Tras una primera inspección ocular por parte de técnicos de la Delegación Provincial de Cultura y de la Guardia Civil, a raíz de la denuncia efectuada por el Ayuntamiento la pasada semana ante el instituto armado, en la que se afirmaba que se habían hecho pintadas y rayaduras sobre las pinturas, se ha rechazado este extremo.

La delegada provincial de Cultura, Monsalud Bautista, ha explicado hoy que, a falta del informe técnico definitivo, la información preliminar confirma que las pintadas e incisiones en las paredes ya existían en 2005, cuando se inauguró el Parque Arqueológico de El Cantal, en el que se localiza la gruta, declarada Bien de Interés Cultural (BIC).

También ha destacado que esos daños anteriores no afectan a las pinturas rupestres, datadas en el Paleolítico y en el Neolítico, frente a lo señalado por el Ayuntamiento en su denuncia.


Lo que sí se constató en la inspección fue la presencia de mobiliario desechado -sillas, mesas y un colchón- y otros restos de basura, que la Junta va a ordenar al Ayuntamiento que retire.


Asimismo, se le va a exigir al Consistorio que mejore el cierre del acceso a la cueva, que actualmente no es visitable, para impedir, como ha ocurrido en esta ocasión, que se cuelen personas e instalen sillas o mesas para hacer 'botellón'.










Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Us animem a fer observacions per explicar, il·lustrar, o criticar el contingut d'aquest article. Moltes gràcies per la vostre col·laboració.